Lana, encantadora de serpientes

Escribir un post sobre el concierto que Lana del Rey y su banda ha dado hoy en La Riviera (Madrid) puede resultar un tanto aventurado para una mamarracha sin formación ni criterio musical. Pero como psicología sí que tengo (y mucha)… aquí va mi crónica del recital.

El fenómeno Lana del Rey ha sido el más grande de los últimos años, comparable a Lady Gaga o a Adele, aunque bastante diferente a estas. Lady Gaga ha dado tantos bandazos que ahora está en una silla de ruedas sin saber ni qué hacer ni cuándo (para desesperación de sus LIDL Monsters) y Adele es una señora de la que nadie habla extramusicalmente y con poco interés mediático.

En cambio, Lana del Rey, ha creado una marca sólida (aunque su imagen sea naif o “pava”). Con una imaginería (estoy deseando escribir sobre esto) porn vintage que está comiéndose al mundo o el mundo a ella, claro.

Una larga cola (por twitter se decía que había personas esperando desde ayer) presagiaba éxito y así ha sido. Con las entradas agotadas desde hace mucho, todo el mundo quería ir al concierto del año en Madrid. Con lo de “todo el mundo” me refiero a las personas cool y trendys de Madrid, no a los que leen este blog.

Lo teloneros, Kassidy, resultaron sosos pero aceptables. Todos esperábamos a la novia del cantante… no a ellos. La media hora que tocaron sirvió para entretener y chismorrear sobre si Lana se comportaría como una diva o sería puntual. Obviamente lo segundo (nota 1).

Cuando una luz azul iluminaba a uno de los guitarristas, Lana apareció detrás, a oscuras, y el público se enamoró. Las primeras canciones, entre las que se encontraban Blue Jeans y Born to Die, cantadas deliciosamente, te dejan claro que esta chica tiene “algo”. Sus torpes movimientos, sus intentos lerdos de parecer sexy, su voluble tono de voz junto a las notas de estas canciones… ese “algo”.

Después de esta primera avanzadilla de canciones, primer bajón con fillers. Pasable. Lo peor (nota 2) apareció cuando le dio por comenzar a firmar autógrafos al finalizar cada canción. La banda esperando sin inmutarse y ella perdida con sus fanes. No estaría mal y todos la habríamos puesto como “muy cercana y humana” si no hubiera sido excesivo. ¿Alguien ha estado en algún concierto de Lady Gaga? ¿Recordáis sus discursos entre canción y canción? Pues casi eso.

Al finalizar cada tema, además de chapurrear alguna palabra en español, intentaba conectar con el público pero no era precisamente la alegría de la huerta. Muy sosa. Muchos “I love you too” y “magical night” pero no convencía (nota 3), no se la ve natural. Al igual cuando intentaba mover los hombros de forma sensual o, incluso, cuando se levantó un poco la falda… eso sí, no llevaba combinación. ¡Tranquilos!

Con Blue Veltet el recital comenzó una animada segunda fase, que con Summertime Sadness y, sobre todo, Videogames, llegó a su climax. Ride y National Anthem sirvieron de broche.

Al final de Nathional Anthem, Lana poseída por el espíritu del fan de la curva, se lanzó a firmar más y más autógrafos. Llegó un momento que dudamos seriamente si la habían matado. Por contra, el resto del público (el 99% que no estaba en primera fila) después de la firma de 15 minutos (tiempo real) comenzó a silbar algo desesperados esperando unos bises. Estos no llegaron. La despedida (nota 4) otro sinsentido. Reaparece con la peluca movida, llena de peluches y demás mierdas y saluda con la mano (del modo más ortopédico que se os ocurra) y se va… como omaíta.

Las riadas de maricas modernas (con sus mejores galas), las solteras lectoras de “Moderna de pueblo” (¿disfrazadas?) y los pack completo (heteros con novia) avanzaron a la salida. Lana del Rey estaría en su camerino destripando los peluches y quedándose con sus corazones.

En definitiva, un concierto espléndido, con una de las artistas más interesantes en la actualidad con una imagen, mensaje y sonido sólidos. Las notas que salpican el post (puntualidad, lo naif de la excesiva firma de autográfos, lo artificial en sus formas, movimientos y lenguaje y la despedida casi a la francesa) son imagen de marca que no deben cambiarse (al menos por ahora). Hombres y mujeres suspiran por ser tan cool como ella y por tocar la pierna de un negro de “esa” forma.

Actualización: el momento fumeteo en el escenario… Salvaje! X-D

Anuncios

Un comentario en “Lana, encantadora de serpientes

se dice, se comenta, se rumorea...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s