Hoy nace La Vastilla

Ésta es la historia de cuatro personajas que, por la ironía del destino, se conocieron en torno a una buena mierda, formando una de las alianzas más grandes desde la unión de Britney, LegendXtina y Madonna en los premios de la MTV.

Comencemos desde el principio. Hace unos años fui con mi vieja amiga Travestierre a la exposición de Nuevos Realistas del Reina Sofía. Nos conocíamos desde la universidad, aún recuerdo el día que la conocí en la Facultad de Historia del Arte, cuando aún iba de bisexual (al poco acabó actuando de travesti esporádicamente en el Arni). Tras medio acabar la carreraza que tantas salidas profesionales nos brindaba, él, harta de dar bandazos por esas callejuelas con peluca y boa, y yo, cansada de perseguir Erasmus por los locales indies, decidimos labrarnos camino en la capital.

Y allí estábamos, en la visita guiada del Reina, rodeadas de montones de basura de unos cuantos artistas de los 60s. Aburridas de ver tanta porquería, empezamos a fijarnos en las demás personas de la visita. Enseguida nuestra atención se fue hacia un pequeño ser blanquecino, bastante serio y con cara de estar pensando lo mismo que nosotros sobre la expo. Llevaba unos zapatos de coja (mucho antes de ponerse de moda aquí) que a Trave le volvieron loca mientras que a mí me parecieron horrorosos.

Al final Trave se le acercó y le dijo: “Me encanta tu outfit, tus zapatos son totales.” A lo que él respondió con cara de nada: “Pero qué dices, si son horribles. Estuve una semana en Tokio y vi que las japos más modernas los llevaban. Decidí comprármelos para ser el primero en llevarlos aquí y porque me vienen muy bien para llegar al armario de arriba de la cocina”. Me encantó su respuesta y le invitamos a seguir viendo la expo juntos.

Cuando estábamos frente al montaje ‘Bailad, malditos’, consistente en un montón de trapos viejos colgados de un enorme móvil metálico, nos dimos cuenta de que en el grupo había un chico con una camisa exactamente igual que una de las que colgaban de aquel chisme. Cuando además, aquello empezó a moverse estrepitosamente haciendo un ruido infernal, aquel personaje se asustó y lanzó un graznido de urraca mientras hacía aspavientos, con lo que media sala se descojonó. Como estaba muy avergonzado, decidí hablarle para normalizar la situación. Le dije: “Perdona pero, ¿te has dado cuenta de que llevas la misma camisa que cuelga de ahí?” A lo que contestó: “Ya, mi abuela hizo limpieza en el pueblo y me traje una maleta de ropa vintage para sacarme unas perras en las tiendas de Malasaña. Y me quedé con esto. Y ya está.” Me pareció muy tierno y nos lo llevamos puesto.

Acabamos tomando una caña y nos contamos nuestras historias. María Antoñita, la de los zapatos de coja, es una señora castellana, de esas bien serias y sosas, pero que tiene su gracia. Bibliotecaria por accidente y ‘cool hunter’ de espíritu, de lo único que disfruta en su trabajo es de mandar a callar a los lectores con miradas de odio. La otra era La Follete, como la llamaban en su manchego pueblo antes de que tuviera que salir escopetada de allí cuando la iban a matar a pedradas por marica y, sobre todo, por guarra (era aficionada a intimar con los honorables maridos del pueblo).

Y aquí comenzó una bonita amistad. Este encuentro es clave para la fundación de este blog no sólo porque nos conociéramos sino porque aquel día hablamos sobre la obra de Piero Manzoni, ‘Mierda de artista’. Este hombre no tuvo otra cosa que hacer que cagar y meter su mierda en latas como crítica al mercado del arte, en el que porque cualquier cosa tenga la firma de un artista de renombre el precio sube de manera desorbitada. Nos pareció divertido que haya pasado con sus latas de mierda esto que tanto criticaba ya que hoy en día se venden por una millonada.

Nos sentimos muy identificados con esto, nosotros también nos reímos de las mierdas que muchos hacen en nombre del arte, los medios y la moda. Ya basta de alabar porquerías por el mero hecho de que se suponga que son ‘cool’ o porque la visionaria de turno diga que lo son. Hay mierdas que son sólo eso, mierdas, por mucho lazo que le pongas. En este mundillo la gente cada vez tiene menos sentido común. Y aquí estamos nosotras para solucionarlo.

La Vastilla es una fortaleza del pensamiento donde se reúne un grupo de personas cultas y con gusto pero, sobre todo, con dos dedos de frente para llamar a las cosas por su nombre evitando ese lenguaje absurdo y pedante tan común en los medios del momento. Os hablaremos de expos, pelis, libros, música, moda, mamarracheo y todo lo que haga falta poniendo las cosas en su sitio cuando sea necesario.

Así que este post es la amenaza de que vamos a estar por aquí hablando de lo que nos gusta y de lo que no. Y esperamos que estéis ahí para leernos y opinar sin censura, que somos muy de libertad de expresión y esas cosas.

Hasta muy pronto,

Las Mamarrachas Ilustradas

Anuncios

se dice, se comenta, se rumorea...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s